lunes, 26 de diciembre de 2016

16 cosas aprendidas en 2016 y 17 propósitos para 2017



Este año he aprendido que:

1. Nadie va a venir a salvarte.
No existe el chico/chica que va a venir a salvarte. Tú eres tu propia salvadora y si no lo haces tú no lo va a hacer nadie, y tampoco te hace falta que lo hagan porque tú misma eres suficiente.

2. Si algo no funciona, déjalo ir.
Muchas veces se gana más perdiendo. Si una amistad no te aporta nada, o si es más, te quita, déjala. No merece la pena tener a alguien en tu vida que solo aporta negatividad y que ocupa el espacio que podría ocupar personas mucho mejores.

3. Ábrete a las personas.
Conoce a más gente, no sabes cómo pueden sorprenderte. Puede que con algunas congenies más y con otras menos, pero no sabes cuanto te pierdes no dando una oportunidad.

4. Tú eres tu única amenaza.
En tu cerebro solo estás tú. Tú eres la que ves el peligro en situaciones que quizá no lo sean. Ve a fiestas, viaja un mes sola a otro país y métete en conversaciones, nunca sabes qué maravillosa cosa puede salir de ello.

5. La vida es injusta, y no puedes hacer nada contra ello.
Nada es justo. Seguro que no es justo que mi perro solo con 3 años muriese y menos que esto viniera tan cerca de las Navidades, pero hice todo lo que estaba en mi mano para evitarlo. No fue suficiente, no fue justo, y aún así no hay nada que pueda hacer contra ello.

6. No le debes nada a nadie.
No debes hacer nada porque sientas que "se lo debes". Haz las cosas porque quieres y sabes que te vas a sentir bien haciéndolo.

7. Nadie te regala nada.
No es que tengas a tal profesora y por ello tienes la nota alta, o que tienes más suerte que nadie y por eso puedes ir 4 días a Roma. Nadie te ha regalado nada. El esfuerzo tiene recompensa.

8. No todo el mundo tiene lo que se merece.
"A cada cual le llega lo que se merece". MENTIRA. Como expuesto antes, la vida es injusta, pero lo que si es verdad es que...

9. El tiempo pone a todos en su lugar.
No hay mucho que añadir, lucha por lo que quieres y lo conseguirás.

10. No te cierres en tus hobbies.
Puede gustarte leer y las fiestas, una cosa no quita la otra. No te conviertas en un cliché.

11. No todo va a salir bien, y eso está bien.
Nadie se va a molestar si llegas 5 minutos tarde, o 5 minutos antes. No pasa nada porque tu vuelo se retrase una hora y media. No pasa absolutamente nada si no te da tiempo a terminar un examen.  No pasa nada si no te sale todo como tu querías que saliera.

12. ¡Nunca te niegues a salir en las fotos!
No, no eres Adriana Lima y probablemente no salgas bien en todas las fotos pero nunca te niegues o escondas cuando estén sacando una foto, porque probablemente después te arrepientas.

13. A tu familia no le importa escucharte.
Tienes la suerte de tener una familia que te quiere, y que basta que mandes un whatsapp para que vengan a recogerte y te dejen pasar el día en sus casas para que te desahogues, aprovecha eso que no todo el mundo tiene esa suerte.

14. Al final solo recuerdas las cosas buenas.
Acabas olvidando esa vez que aquella persona te habló mal, o qué persona te trató de cuál manera. Al final, solo recuerdas lo bueno. Y son los detalles los que cuentan.

15. Dinero guardado es dinero perdido.
No te quedes sin ir al cine o comprar un pintalabios "porque estás ahorrando". Seguro que es bueno ahorrar con un propósito, pero ahorrar por ahorrar es estúpido.

16. A veces es bueno ser un poco egoísta.
Está bien ponerte a ti mismo por delante de otros en algunas ocasiones. Nunca te perjudiques para beneficiar a otros si es posible.

Y mis nuevos propósitos son:

1. Cambiar el "lo siento" por las "gracias". 
En vez de disculparme tanto por cosas sobre las que no tengo control alguno quiero agradecer más los pequeños gestos de la gente.

2. Tener al menos 10 minutos al día para meditar. 
Esto lo he estado haciendo este último mes y es increíble lo mucho que ayuda aunque parezca que no, antes de estudiar o de presentarme a una situación que puede darme ansiedad.

3. Empezar a estudiar francés.
Quiero sacarme el C1 en inglés en mayo, y en junio empezar a estudiar el francés aunque mi relación con este idioma siempre ha sido complicada.

4. Mejorar mis apuntes.
Hacer algo bonito con ellos, porque normalmente cuando escribo las cosas las recuerdo más fácilmente.

5. Hacer voluntariado.
Probablemente deje esto para verano pero sí que es algo que me gustaría hacer.

6. Conocerme mejor a mí misma.
Preguntarme quién soy, qué quiero llegar a ser y cómo conseguirlo. Ser totalmente honesta con todo el mundo con quien soy.

7. Empezar a comer mejor.
Comer la cantidad necesaria, no menos, a las horas que son, no cuando me de la gana, y de todo. Probar nuevas comidas.

8. Terminar lo que estoy escribiendo.
Quiero dejar de escribir escenas separadas y empezar a formar la constelación. Unir esas escenas sin que parezca súper forzado.

9. Enseñarle a alguien dichos escritos.
Porque de nada vale escribir si nadie lo lee, aunque me de muchísima vergüenza y que no sea mi madre, que ya le he enseñado algún que otro poema y después me he llevado media hora sin poder mirarle a la cara.

10. Aprender como funcionan los participios en griego y latín.
For real, me los voy a estudiar aunque tenga el diccionario y voy a acabar viendo los participios hasta en la sopa, porque es lo que me baja la nota en los exámenes y me da coraje.

11. Volver al colour-coding.
En serio, no sé que me ha pasado este trimestre que no lo he hecho y he notado la diferencia. Todo va mejor cuando está organizado y lo sé, así que voy a volver a organizar las cosas por colores y números como he hecho siempre.

12. Beber más agua.
En 2016 he pasado de beber zumo o refresco en las comidas a beber agua, Quiero ahora beber agua incluso cuando no estoy comiendo, que es lo que se me hace más difícil.

13. Hacer yoga.
Puede parecer una tontería pero varias personas me han dicho como de bueno ha sido para ellos empezar a hacer yoga, además, es una forma de deporte, que tampoco me va a venir mal.

13. No dejar las cosas a medias.
No empezar algo y dejarlo, y esto va con muchos propósitos, como el anterior de hacer yoga o escribir.

14. Hacer un 30 day challenge cada mes.
Puede parecer estúpido, pero realmente crea un hábito y si escoges 12 buenos 30 day challenges puedes acabar creando un buen hábito cada mes.

15. Hacer una foto todos los días y subirla.
No importa si es mía, de mi casa o de mi hermana, sacar una foto cada día para poderlas comparar cuando acabe el año.

16. Escribir más en el blog.
Tal y como me he planteado los propósitos, si los cumplo y yo soy de las pocas que en su mayoría lo hace tengo material para escribir todos los meses al menos una vez sobre los 30 Day Challenge. Y ahora que tengo un ordenado se ve hace mucho más fácil que estar escribiendo en mi móvil-

17. Aquí meto todos los pequeños y tontos propósitos que también tengo.
- Llevar el pijama conjuntado. En serio, matar esa manía de llevar la camiseta de un pijama y los pantalones del otro.
- Cambiar las sábanas (y ponerlas conjuntadas), ordenar el armario de los zapatos y pasar la fregona todos los sábados.
- Ponerme pintarme las uñas y no dejar que se quite el esmalte con el tiempo, que se ve horroroso.

Así como pequeño consejo para que si tenéis propósitos de año nuevo no acaben frustrados os diría que os propusierais cosas realistas y que de verdad queráis hacer. Esa es la clave.


viernes, 23 de diciembre de 2016

Diciendo adiós

01/06/2013
Es curioso como cuando piensas lo bien que te ha salido algo, de momento todo empeora.

El viernes escribí la entrada en la que hablo sobre 2016 y es toda positiva. Soy feliz, ha sido el mejor año hasta ahora bla bla bla. El sábado la publiqué y seguía pensando lo mismo. Y el domingo la cuesta dio un bajón.

Bajón que siguió el lunes, el martes, el miércoles bajó un poquito más y que se colocó en el subsuelo el jueves.

¿Sabes cuando estás tan triste que ni puedes llorar? O lloras y a las dos lágrimas dices “hasta aquí” y de momento te sientes vacío. Miras a un objeto en concreto y todos piensan que te estás comiendo la cabeza con el tema, pero no. Simplemente hay vacío. Y como ves a los demás llorar tú te obligas a no hacerlo, porque literalmente todos están esperando a que lo hagas. Que te pregunten por qué no lloras y solo ser capaz de encoger los hombros. No sabes por qué no lloras.

Ayer fui a la casa de mi tata, y mis sobrinos (los dos grandes, la chiquitita solo tiene 2 años y no entiende) lo sabían La pequeña, cuando me veía un poquito mal se tiraba encima de mí a darme besos y abrazos. Los grandes no dijeron nada, simplemente se sentaron y empezaron a intentar entretenerme, estuvieron toda la tarde hablándome de su cole e intentando hablarme en inglés, cosa que los mojoncillos nunca quieren hacer cuando les estoy dando clase.


Nunca he perdido a alguien, nunca de una manera que fuera imposible de recuperar. Todos han sido muy lejanos para que me doliera de alguna forma. Y quizá no sea el mismo dolor, quizá esto solo se sienta como una toma de contacto, porque no es una persona.


También estamos en Navidad, dos días antes de Nochebuena. La Navidad es mi época favorita del año, pero no sé cómo estar ahora mismo porque noto su falta por todos lados, a él le gustaba estar en la bañera y siempre le ponía mantas para que no pasara frío. Siempre que yo iba al servicio lo miraba y él se acercaba a mí, y ahora cuando voy al servicio y miro la bañera no está. Es como que la realidad me mete un guantazo. Es que lo primero que he hecho esta mañana al levantarme ha sido llamarlo, y entonces me he dado cuenta de que no iba a venir.


Siento que esta entrada no le importa a nadie, pero necesito desahogarme, necesito dejarlo por escrito y sacar todos los pensamientos que tengo, porque aunque sé que tengo personas para hacerlo, no sé expresarlo.

Perhaps it is the greatest grief, after all, to be left on earth when another is gone.



 

sábado, 17 de diciembre de 2016

2016 y 2017



Podemos calificar el 2016 como uno de los mejores años de mi vida. No todo ha sido rosa y felicidad, pero desde luego que cuando pienso en este año solo tengo recuerdos buenos.

Empezando por los propositos, casi los he cumplido todos, lo primero que puse es que quería abrirme a más a las cosas, como hice en 2015 en el viaje de fin de curso, y eso lo he cumplido con creces.

Primeramente, fui a Italia. Una de las mejores experiencias de mi vida, ya hice una entrada sobre el viaje que se resume en mi diciendo genial y sigo pensando exactamente lo mismo de aquello.

Y después, en junio cogí un avión con dos amigos y nos plantamos los tres en Irlanda (1 y 2) y ha sido lo mejor de todo el año y puedo decir donde más feliz he sido en mucho tiempo. Iba muy muy asustada, recuerdo mirar a mi amiga y las dos negar con la cabeza y decir "no me voy de España" y que cuando acabara el mes y llegamos a España abrazarnos y empezar a llorar porque no queríamos que acabase ese viaje. He ganado independencia, seguridad y he aprendido muchísimo. 


Más gente ha salido de mi vida y mucha más y de más calidad ha entrado, cosa de la que también me siento muy feliz porque  mi actitud ha cambiado y eso ha ayudado mucho a que sea posible. También empecé a entrar a Literatura Universal los viernes y ahora bebo mucha más agua que es un plus. Empezando porque el 2 voy a Madrid absolutamente sola a ver a mi mejor amiga y quedarme en su casa. Si me hubiese dicho que eso lo iba a hacer hace un año me hubiese reído porque sería imposible, e incluso ahora, hasta hace una semana aunque llevo con los billetes comprados desde hace casi un mes me ponía mala de pesarlo, quería ir pero me entraba de todo por el cuerpo de pensarlo, y en esto me ha cambiado Irlanda, porque es exactamente el mismo sentimiento, el querer ir pero pensar en todas las cosas que podrían salir mal, y al final que sea lo más especial que hayas hecho en todo el año.

He empezado otra vez a escribir, primero cosas cortas y desde junio algo con más sustancia, y estoy muy contenta porque ya estoy llegando a lo que quiero que sea el final.  De seguro que cuando lo termine y lo lea me van a dar ganas de pegarme un tiro entre ceja y ceja de lo horrible que va a ser pero he cogido el hábito de dedicar una parte de mi tiempo a ello y me gusta, aunque esté oculto y solo yo lo vaya a ver.

Para ser honestos, no todo ha sido color rosa y de purpurina, todavía siento que no puedo localizar recuerdos, sé que ha pasado pero no sé ubicarlos cronológicamente, es muy frustrante sobre todo cuando quiero hacer entradas de este tipo, porque sé que estoy dejando un montón de cosas atrás. Ha habido momentos que yo veía que todo era para nada y momentos en los que ni siquiera podía hablar de lo vacía que me encontraba y en los que me ha molestado hasta el ruido de la respiración de mi perro, pero por suerte esos días cada vez son menos.

Este año poco más, quiero ir a Sicilia a ver a mis amigas (con Claudia) y con mucha mucha suerte, las Navidades de 2017 hacer un interrail con Claudia y ver Europa en Navidad, algo que llevamos hablando desde este septiembre para hacer el año que viene, por si no se nota, Claudia y yo le hemos cogido el gusto a esto de viajar y ahora es un no parar, aunque para ello vayamos a vender nuestros riñones.